¿Qué Buscas?

Búsqueda avanzada
Selecciona en donde deseas Búscar
Noticias de Películas

El calor insoportable como fuente de inspiración: películas, libros y canciones para sudar

30 de Julio de 2015 08:00:02 | 856 Lecturas | Via: 20minutos.es
  • Este verano nos esta dejando una ola de calor detras de otra.
  • Algunas peliculas como Un dia de furia, Doce hombres sin piedad y La ventana indiscreta convierten el calor en un elemento importante de la trama.
  • Tambien hay muchos libros cuyas historias se desarrollan en lozalizaciones sofocantes mientras que en musica, el calor suele inspirar canciones alegres.

Un sol de justicia enciende el asfalto. El aire, insoportablemente caliente, permanece inmovil. Ni una brisa. Cuando se mueve es peor, casi abrasa la piel. El canto de las chicharras nos recuerda que no hay motivo de queja. Es verano y toca sudar. Tambien nos lo recordara dentro de poco la factura de la luz, ya que no hay hogar ahora mismo en España en el que se pueda respirar sin aire acondicionado o un pequeño (o gran) ventilador.

Cuando comenzo el periodo estival, los 40 grados de temperatura se instalaron en la peninsula para veranear con nosotros y parece que no tienen intencion de marcharse. La ola de calor va para largo. Muchos lo agradeceran. No hay mejores condiciones para disfrutar de la piscina, zambullirse en el mar o dejarse caer en el letargo de las largas siestas en el sofa con el rumor de la television de fondo.

Sin embargo, para otros, el calor se convierte en un autentico sufrimiento: sudores constantes, sensacion de atmosfera opresiva, mayor dificultad para hacer ejercicio fisico, pereza constante y torpeza fisica y mental. Los psicologos dicen ademas que el calor produce irritabilidad y afecta negativamente a la creatividad y el ingenio. Curiosamente son estos efectos los que han inspirado a no pocos directores de cine, compositores y escritores.

Peliculas que hacen sudar la gota gorda

¿Que mejor forma de hacer sufrir a los personajes y ponerlos en situaciones limite que someterlos al implacable azote del sol abrasador? Bien lo saben los protagonistas del genero western, donde el desierto es siempre un personaje mas. En El bueno, el feo y el malo, por ejemplo, el bueno (Clint eastwood) abandona al feo (Eli wallach) en una zona desertica. Despues, este se venga haciendo lo mismo pero de forma mucho mas cruel. "¿Ves que arena mas bonita? Bueno, eso es el desierto, un horno de 150 millas de largo, ni la guerra se atreve a pasarlo", comenta Wallach a Eastwood antes de hacerle sufrir el azote del calor y la sed.

Otro desierto, aun mas implacable, es el del futuro distopico de Mad Max: Furia en la carretera, donde el agua es un bien escaso controlado por dementes señores de la guerra que la usan para controlar a sus infelices subditos. Uno mas realista, el de Arizona, hizo sufrir a Sean Penn en Giro al infierno, de Oliver Stone. Su personaje, atrapado en un extraño pueblo en mitad del desierto, no dejo de sudar la camisa ni un minuto del metraje, por el calor sofocante y por la presencia de un buen numero de inquietantes personaje.

Pero no hace falta buscar cactus, dunas y eriales para sufrir el agobio de las altas temperaturas. La gran ciudad puede ser un horno tan insoportable como cualquier paramo ardiente que se precie. Bien lo sabe Michael Douglas, ya que las altas temperaturas contribuyeron a hacer que perdiera la cabeza en Un dia de furia. Tambien sufrieron la peor cara de las temperaturas veraniegas los protagonistas de Doce hombres sin piedad, una docena de caballeros trajeados encerrados en una pequeña sala sin ventilador ni aire acondicionado, sudando sin parar mientras debatian sobre un caso de asesinato.

James Stewart tampoco estaba precisamente comodo en La ventana indiscreta. Sudoroso y en silla de ruedas, con la pierna rota, aprovecho que todo el vecindario tenia las ventanas abiertas de par en par (a causa de una ola de calor veraniega) para practicar el vouyerismo.

Este agobio urbano ha dejado algunas escenas memorables que ya forman parte de la historia del cine. La mas emblematica es, con diferencia, aquella de La tentacion vive arriba en la que Marilyn Monroe se pone sobre una rejilla de ventilacion del metro de Nueva York para refrescarse. El cine patrio tambien cuenta con una secuencia digna de recordar. En La ley del deseo, de Pedro Almodovar, Carmen Maura pide que la rieguen en plena calle para combatir el infierno de las noches de verano en Madrid.

Libros que dan sed

No son pocos los lectores que han viajado hasta el desertico planeta Arrakis para descubrir hasta que punto el agua puede convertirse en el bien mas preciado para la subsistencia. ¿No les suena ese lugar? Quiza lo conozcan por otro nombre mucho mas popular, Dune, escenario principal de la novela homonima de Frank Herbert. Otro lugar ficticio, el surrealista Macondo de Gabriel Garcia Marquez, tambien hace del intenso calor una de sus señas de identidad.

Pero no hace falta irse tan lejos para sufrir el calor durante la lectura. Basta, por ejemplo, con acompañar a Karen Dinesen en sus Memorias de Africa. El verano del continente africano puede ser tan asfixiante que llego a afectar incluso a Meursault, el impasible protagonista de El extranjero, de Albert Camus. Acusado de un crimen, el hombre se muestra siempre inalterable. El calor argelino es lo unico que parece hacer sentir algo.

Camus tambien eligio Argelia como escenario de La peste, donde las altas temperaturas causan estragos entre la poblacion moribunda. El autor asfixia al incauto lector cuando le presenta a un enfermo "rodeado por cientos de paredes crepitantes de calor" y le revela que "el calor humedo de la primavera hacia desear el ardor del verano".

Maycomb, un caluroso pueblo de Alabama inventado por Harper Lee, convierte la novela Matar a un ruiseñor en un agobio constante. Mas duro aun es el panorama que pinta Philip Rod en Nemesis. La sinopsis del libro lo deja claro desde el principio: "En el calor sofocante de la Newark ecuatorial, una espantosa epidemia causa estragos y amenaza con dejar a los niños de la ciudad de Nueva Jersey mutilados, paralizados o minusvalidos, e incluso con matarlos".

Canciones de puro calor

Aunque el calorcito y el verano suelen dar pie a canciones alegres y festivas sobre las vacaciones y el ocio en periodos estivales, tambien hay no pocos comentarios sobre lo insufrible que puede llegar a ser. Quiza el mejor ejemplo es Summer in the City, de Lovin' Spoonful, una cancion de 1966 que habla sobre los agobiantes dias de verano en la gran ciudad: "ciudad caliente", "no parece haber una sombra en la ciudad", "por todas partes, la gente parece medio muerta, caminando por la acera, que esta mas caliente que una cabeza de cerilla"...

En 1988, Los Rebeldes nos recordaron en Mediterraneo la solucion mas sencilla para combatir al calor urbano, huir de la ciudad y plantarse en la costa. "Que agobio de verano tengo el cuerpo empapado de sudor. Se me cae la casa encima yo ya no aguanto el calor La vida ya no es vida en la ciudad. Llego la hora de cambiar asfalto por mar. Cansado de vivir en una jaula como un animal", comienza la mitica cancion que despues nos invita al "Mediterraneo, ruta de calor, Mediterraneo, al Templo del Sol, Mediterraneo, noches de luz y color".

Esa es la mejor opcion, sobre todo para los que vivan en la centrica y estresante Madrid. A ellos dirigieron The Refrescos, en 1989, su socarrona Aqui no hay playa. "Podeis tener Retiro, Casa Campo y Ateneo, podeis tener mil cines, mil teatros, mil museos, podeis tener Corrala, organillos y chulapas, pero al llegar agosto, ¡vaya, vaya!, aqui no hay playa", cantaba con humor la banda madrileña.

Inevitablemente, en la musica, el calor veraniego siempre se vincula al erotismo y la sexualidad. En 1984, Radio Futura nos cantaba que "arde la calle al sol se poniente" para contarnos despues, en su Escuela de calor, como "en las piscinas privadas, las chicas desnudan sus cuerpos al sol". Mas explicitos aun fueron Los Rodriguez en 1995 con Mucho mejor: "Hace calor, hace calor, yo estaba esperando que cantes mi cancion, y que abras esa botella, y brindemos por ella y hagamos el amor en el balcon".



  •  
  •    

Comentarios de la noticia “El calor insoportable como fuente de inspiración: películas, libros y canciones para sudar”
  

Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.232.147.215

Últimas Noticias en Adictos al cine