¿Qué Buscas?

Búsqueda avanzada
Selecciona en donde deseas Búscar
Noticias de Películas

'Love and Bruises': Heridas de amor

02 de Enero de 2014 12:10:06 | 592 Lecturas | Via: ElSeptimoarte.com

Hua tiene el corazon destrozado. Ha estado enredando excesivamente con los asuntos de, precisamente, el corazon. Elemental. Hua, que en mandarin significa ''El señor ibrahim y las flores del corán'', no sabe que hacer. Escudandose en unos estudios que, aparentemente, nunca le acabaron de apasionar, hizo las maletas y cruzo medio mundo para instalarse junto a su media naranja. Pero cuando parecia que estaba echando raices en ese nuevo pais, la fruta se marchito. Adieu. C?est la vie. Y si te he visto me acuerdo... pero solo como amigos. Para deambular cual zombie por la que, para colmo de males, es la ciudad de los enamorados. Las calles parisinas nunca se habian mostrado tan desoladas. En fin, lo de siempre. Que cuando se apaga la llama, el mundo entero se va a la mierda pero... ¿y lo bien que nos lo pasamos mientras duro? A malas, siempre nos quedara Paris... o Pekin... O simplemente, que nos quiten lo bailao, vaya.

Lo que pasa es que en la danza de marras, como ocurre con la guerra, suele haber heridos, incluso bajas irrecuperables, antes incluso de que se produzca la explosion que acabe de dinamitar la relacion. Ahi esta la trampa... o el cebo, dependiendo de la direccion hacia la que sople el viento. Imposible racionalizarlo porque esta, y aqui si que no cabe discusion alguna, es la gracia. Lo comoda y agradable que podria llegar a ser la vida sin el amor... y lo aburrida e insulsa tambien. Lo sabia aquel monje franciscano, y por supuesto lo sabe Lou Ye, quien a lo largo de la hora y media larga (pero no tanto) que dura su 'Love and bruises', relaciona justamente los conceptos del amor y los moratones. Tanto en el sentido mas literal (el afer entre los dos protagonistas principales surge bruscamente de un fuerte golpe que el le propina accidentalmente a ella) como en el figurado, aunque no por ello poco contundente.

Despues del primer encuentro (filmado excelentemente como si de un tango arrebatador se tratara, y en el que la camara puede llegar a ser el tercer e intimo participante), el director y co-guionista pone las cartas sobre la mesa. La mano es potente; ganadora en la mayoria de mesas. El problema esta en la tactica. Y es que la partida avanza, pero el jugador se niega a probar suerte con otras combinaciones. Lo que ha conseguido al principio ya le va bien, y de ahi no hay quien le mueva. Durante la hora y media larga (ahora si, un pelin demasiado larga) de metraje, el espectador nota como sus preferencias van cambiando... y que cada vez se hace mas evidente que tendra que adaptarse (no queda otra) al inmovilismo del maestro de ceremonias. C?est la vie, tambien.

Apoyandose en el talento individual y compartido de Corinne Yam y Tahar Rahim (ese actor que a pesar de confirmar una y otra vez su valia, parece improbable que llegue a superar, ni siquiera a igualar, el nivel alcanzado en su brutal debut), Lou Ye nos retrata el amor desde una muy acorde premisa de contrastes en sintonia bipolar. Todo lo bueno en el acaba dejando, a corto o a largo plazo, unas heridas visibles en la piel y extrasensorialmente reconocibles (y de que manera) alla donde ni siquiera llegan los rayos X. Desgarradora sobre el papel, la historia de Hua y Matthieu (nombre occidental este ultimo que, si hacemos caso a Bruce Willis, seguramente no signifique un carajo), suerte de revision de la eterna ''La bella y la bestia 2: una navidad encantada'', pierde poder (hasta corre el riesgo de derivar en tonteria), no obstante, por querer repetirse (en el mal, pero tambien en el buen sentido) o rascar en la superficie, en vez de profundizar.El erotismo y la violencia fisica y psiquica (como se ha dicho, esto y poco mas) se combinan con el conocimiento y la gracia suficientes como para que el relato no se vea nunca superado por sus debilidades, aunque tambien hay que decirlo, el conjunto llega al final jadeando (y no solo por lo primero que les ha venido a la cabeza). A las ultimas. Mirando el reloj y pidiendo la hora. Como si fuera un novato en la cama (y precisamente no lo es), Lou Ye se mueve con ganas y mucha fuerza, pero calcula mal sus energias. No se sabe si quiere quemarlo todo a las primeras de cambio o si contemporiza en exceso en pos de un orgasmo que no acabara llegando (suele pasar... c?est la vie, exacto). El caso es que los golpes de efecto (el mas surrealista de todos, protagonizado por Jalil Lespert, quien al parecer ha evolucionado de angelito a macarra de la banlieue) que deberian propiciar el avance de la trama, carecen del proceso previo de coccion (o este se ha llevado de manera excesivamente eliptica) para ser creibles o para entenderse del todo. Y lo mismo sucede con la forma de plasmar esa jaula pasional en la que tan a gusto nos metemos (una y otra vez): se perciben en ella la mayoria de virtudes y lastres enumerados por Fray Guillermo de Baskerville, pero no con la intensidad que este, transmitia.

 

  •  
  •    

Love and bruises Esta noticia esta relacionada con la película Love and bruises de Ye Lou, ver la sinopsis de Love and bruises, o el trailer de Love and bruises, o carátulas de Love and bruises, o Imágenes de Love and bruises, , o Críticas de Love and bruises,


Comentarios de la noticia “'Love and Bruises': Heridas de amor”
  

Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.231.220.225